Serviços

INTERPRETACIÓN

El trabajo de interpretación demanda una gran concentración de los profesionales involucrados. Las presentaciones de más de una hora de duración exigen la presencia de dos profesionales que puedan trabajar alternadamente, de modo que les sea posible tomar el descanso necesario para mantener el nivel de calidad del servicio ofrecido. Esta es una norma del Sindicato Nacional de Traductores de Brasil, que también se cumple en otros países.

Si durante el acompañamiento se realizan pausas, el servicio podrá ser realizado por un único intérprete. El cliente, sin embargo, deberá ser muy preciso al describir el servicio requerido. Cuando el trabajo exige más de una hora de actividad ininterrumpida por parte del intérprete, será necesario contar con un segundo profesional para garantizar la calidad de la tarea.

En la interpretación consecutiva, el orador habla durante un período breve y después espera que el intérprete finalice su producción en el idioma de destino para, entonces, retomar su discurso. En la interpretación simultánea, el intérprete traduce a medida que el orador pronuncia su discurso. Para eventos con un público poco numeroso y un ambiente más informal, la interpretación consecutiva puede funcionar mejor, pero debe recordarse que esta modalidad requiere asignarle un mayor tiempo al discurso del orador. En eventos de gran envergadura se sugiere la interpretación simultánea.

Es necesario un auditorio con cabina insonorizada. Los intérpretes trabajan con auriculares y micrófonos. Las empresas de audio se encargan de que el discurso del orador sea transmitido a los auriculares de los intérpretes y de que la versión traducida por estos llegue, a su vez, a los auriculares del público.

Por lo general, las lenguas se clasifican en tres categorías: A, B y C.

En general los gastos de transporte, traslados, alimentación y alojamiento —cuando son necesarios— corren por cuenta del cliente. Sin embargo, se debe negociar cada caso en particular según las especificidades de los servicios que serán ofrecidos.

Se requiere que el cliente envíe de antemano toda la información posible acerca de la conferencia, de manera que el intérprete pueda prepararse con suficiente anticipación. En general, los intérpretes necesitan uno o dos días para estudiar la terminología.

TRADUCCIÓN

El presupuesto se confecciona por palabra o por página, en el caso de las traducciones literarias. Una página contiene 30 líneas/renglones de hasta 70 caracteres —incluidos los espacios—, es decir, un total aproximado de 2.100 caracteres. Cuando el profesional recibe el documento que será traducido, realiza el conteo de caracteres y calcula el valor a cobrar a partir de ese resultado.

La traducción directa se realiza de un idioma determinado AL idioma materno del traductor. La traducción inversa, por su parte, es el resultado de la traducción a partir del idioma materno A otro idioma. El Sindicato Nacional de Traductores de Brasil* recomienda cobrar para las traducciones inversas honorarios más altos que para las traducciones directas.

Los profesionales del Catálogo realizan revisiones de traducciones realizadas por otros profesionales de la plataforma. Sí, algunos traductores realizan revisiones de textos traducidos externamente. Siempre es aconsejable contratar revisores profesionales.

La traducción pública es la realizada por un traductor público admitido por concurso y reconocido por la Junta Comercial, en el caso de Brasil, o matriculado en los Colegios de Traductores Públicos, en el caso de la Argentina. El traductor público lleva un registro en el cual incluye una copia de todos los documentos traducidos. La traducción pública tiene valor de documento público, lo que le garantiza ser reconocida como tal fuera del territorio nacional.

Para que la versión traducida del contrato tenga valor como documento en los países que tienen el idioma de destino como idioma oficial es necesario que su traducción sea una traducción jurídica.

Es el profesional debidamente habilitado en dos o más idiomas y con matrícula profesional en el país donde ejerce su oficio. En Brasil, los traductores públicos son designados mediante concurso público y están inscritos en la Junta Comercial del estado donde residen. Por ley, solamente las personas físicas pueden ejercer la función de traductor público, ya sea para traducir documentos o actuar como intérprete traduciendo oralmente cualquier declaración prestada en juicio, ante un tribunal o una escribanía.